Cuando el resultado es lo de menos...


Emotivo encuentro disputado entre dos equipos que quisieron enterrar antes de lo debido

Duelo de antaño el que se vivía en la jornada de hoy entre dos equipos históricos a los que, al igual que otros tantos, les ha tocado lidiar con la cara más amarga del fútbol. Tanto astigitanos como xerecistas se han visto obligados a soportar mil y un quebraderos de cabeza en el intento de evitar sendas liquidaciones, un desgraciado hecho que actualmente se está convirtiendo en tendencia en esto a lo que llamamos fútbol moderno. Por fortuna, ambas aficiones han sido capaces de extraer fuerzas de flaqueza y respaldar a sus respectivos clubes en los momentos más delicados de su historia. He aquí lo emotivo y encantador de este deporte. El amor incondicional que padecen aquellos que se niegan a ver como cae en el olvido una historia que les ha curtido como aficionados y como personas. Un sinfín de anécdotas, de recuerdos, de llantos y de kilómetros que, lejos de desaparecer, seguirán engrandeciéndose domingo tras domingo. Ese es el verdadero triunfo de estos conjuntos. Sin restarle la importancia que merece, lo cierto es que en coyunturas de este calibre el resultado es lo menos importante entre las cosas importantes.

En lo que al balón respecta, el Xerez CD dejó escapar dos puntos en su visita al Municipal de San Pablo. Los xerecistas fueron superiores en la primera mitad y gozaron de dos ocasiones manifiestas de gol que no supieron concretar. Pedro Carrión no estuvo inspirado y protagonizó un error clamoroso al mandar el balón, a puerta vacía,  por encima de la portería tras el pase raso de Yeray. Dicho asistente disfrutó de un uno contra uno en el que Fernando desvió el cuero con su pie izquierdo.

La tónica varío en la segunda mitad. El Xerez dejó de llevar el timón del partido ante un Écija que, a pesar de dar descaradamente por bueno el empate, se atrevió tímidamente a probar fortuna. Lo cierto es que hasta los últimos diez minutos no sucedió nada destacable. Koke tuvo en sus botas lo que hubiese sido un inmerecido triunfo con un remate a centro de Miki que se topó con el lateral red, estando muy cerca de conseguir lo que el efecto óptico aparentó que fue gol. En el 86´, mediante una falta que botó Sergio Narváez, los xerecistas saborearon los tres puntos con un cabezazo de Asier que se topó de lleno con el larguero. Fue la última y gran ocasión de los pupilos de Nene Montero, que a pesar de decaer en intensidad y juego en el segundo acto, fuero quienes más méritos realizaron para desequilibrar la balanza.

La bonita cita entre estos dos notorios conjuntos estuvo ensombrecida por los despreciables actos que ocurrieron con el pitido final. Unas desafortunadas provocaciones de un jugador local desencadenó la esotérica invasión de campo que realizaron un reducido grupo de ultras xerecistas, dando inicio a una batalla campal en la que Carlos Fraile y Manu Martínez, jugadores locales, fueron los peores parados tras ser agredidos. Ante tanto descosido, parte de la afición local acorralaron a varios jerezanos en el desafortunado "ojo por ojo, diente por diente". Sin que sirva de justificación alguna para tal despreciable suceso, cabe condenar de igual modo la actitud de varios afines al Écija que asediaron a los Hools presentes mediante insultos y vejaciones constantes.
Lo peor, el acta emitida por el colegiado en el que informa de unos grotescos hechos que, a buen seguro, pasarán factura a dos equipos que verán ensuciada su imagen debido a la irresponsabilidad de quienes alardean de representarlo.



FICHA TÉCNICA:

Écija Balompié: Fernando, Manu Martínez, Ángel (Davilu, 76′), Cote, Iván Alvarez, Koke, Chivo, Chuli, Lopes, Castilla (Carlos Fraile, 65′) y Bubu (Miki, 74′).

Xerez Club Deportivo: Fran; Gonzalo, Raúl Fernández, Dani Jurado, Alberto Piñero; Isra (David Narváez, 53′ ),Carlos Sanjuán; Yeray, Sergio Narváez, Chata (David Narváez, 65′); Pedro Carrión (Asier Alonso, 46′).

Colegiado: Sergio Alcaraz, del colegio de Ceuta. Amonestó a Raúl Fernández, Sergio Narváez, Isra y Carlos Sanjuán por parte visitante y a los locales Cote, Iván Álvarez y Chuli.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 30 del grupo X de Tercera División con aforo de media entrada. A la conclusión se produjo una invasión al campo por ultras visitantes que desencadenó una batalla campal y alguna que otra detención.

Por Carlos López


Comentarios