David Casares, un ejemplo de superación


David Casares Barrios, a su corta edad, ya que tiene tan sólo 22 años, es todo un ejemplo de superación para todas aquellas personas que no ven la luz al final del túnel.
Tras pasar por el Pueblo Nuevo y Balón de Cádiz, llegó al Xerez B, donde demostró todas las cualidades que atesora y que le hace ser un futbolista diferente. Después de tres años con más oscuros que claros en la entidad azulina, lastrado siempre por sus lesiones, el jugador ha salido cedido al club del catavino y la venencia donde ha recuperado la sonrisa que le genera el poder volver a disfrutar de este deporte.


Hemos querido charlar con él acerca de su etapa en el Xerez y conocer su situación actual:

-¿Cómo se produjo tu salida del club?

Pues se ha producido al finalizar mi tercera temporada. Iba a empezar la cuarta, pero en esta última tan sólo pude jugar un partido por el tema de las lesiones. En ese momento Vicente Vargas me propuso salir cedido para sumar partidos y coger continuidad.

-¿Qué supuso esto para ti?

Por una parte me dio mucha pena dejar al club que amo desde pequeño, el de mi ciudad. No he podido rendir al nivel que quería. Aunque es cierto que tengo que mirar también por mí y después de una lesión tan grave lo importante era volver a jugar. Si el míster considera que no iba a gozar de minutos suficientes lo más razonable era salir. 

-Entonces firmas por el Jerez Industrial, ¿qué fue lo que propició ese fichaje?

Tenía también otras cosas sobre mesa. Pero el Industrial está cerca de casa, influía el entrenador, Juan Pedro habló conmigo y mostró interés por mí desde el primer momento, conocía también a varios compañeros... En conclusión, me pareció una buena opción para comenzar de nuevo.

-¿Qué te llevas de tu paso por el club?

Me llevo muchas cosas. No podré olvidar el día que debuté con Jesús Mendoza, al que le estoy muy agradecido por confiar en mí. Fue bonito, porque uno siempre sueña con jugar en su equipo, sea en la categoría que sea, eso se quedará para mí. He tenido momentos malos, pero también muy buenos, como el ascenso a División de Honor y a Tercera División.
 A pesar del mal momento personal que he pasado me quedo con todas las cosas buenas.

-En tus últimas temporadas pasaste un gran calvario con las lesiones, cuéntanos que te pasaba.

Te cuento. En la primera temporada que disputé como sénior yo estaba en el Xerez B, fue Mendoza el que confío en mí y pude dar el salto al primer equipo. Estaba muy ilusionado porque me dieron mi sitio, estaba teniendo minutos; pero en Marzo me lesioné y empecé a tener problemas de pubalgia, así que no jugué más hasta el final de la temporada. 
Volví en la pretemporada y me volví a lesionar. Acabé jugando los siete últimos partidos, en los cuales ascendimos a División de Honor.
La temporada siguiente recaí otra vez con Carlos Fontana, estuve siete meses en el dique seco, cuando volví ya estaba el equipo a punto de ascender y no tuve oportunidades, solamente pude jugar el segundo partido ante el Xerez DFC.
Era la tercera temporada en la que sufría la misma lesión. Lloré mucho, estuve a punto de dejar el fútbol. Me tenía que operar pero al final no pasé por el quirófano. No me faltaban motivos para dejarlo, pero esta locura únicamente la entendemos los que amamos este deporte. Gracias a Dios, que es el que me dio fuerzas para seguir y, a mi familia, pude regresar y volver a jugar hasta el día de hoy, que ya va todo sobre ruedas.

-El partido más especial.

Uno de los partidos más especiales fue cuando volvimos a Chapín. Pero cosas como el ascenso a División de Honor y a Tercera se te quedan en la retina para toda la vida. Eso se quedará para mí siempre, no se puede explicar, recuerdo ver a la gente llorar de la emoción por conseguir nuestro objetivo a pesar de todas las trabas y dificultades que nos puso el Ayuntamiento y otros de la propia ciudad.

-¿Cómo ves este año al Xerez?

Desde fuera da pena porque el equipo podría estar más arriba. La situación sabemos todos cual es, estos chavales tienen "dos pares" porque a pesar de todas las dificultades están luchando por el amor que sienten hacia el escudo, eso es lo mas importante. 
Creo que esto se puede remontar, me da pena la gente que piensa que no se va a salir adelante y tiran la toalla antes de tiempo. Seguro que conseguimos salvar la categoría mediante el esfuerzo de todos, ya que yo también me considero miembro de la familia xerecista. 

-¿Confías en el posible regreso?

Uno siempre sueña con volver a jugar en el Xerez. No te voy a mentir, me encantaría volver, más ahora que me encuentro bien y estoy libre de lesiones. 

-¿Cómo te encuentras en tu nuevo equipo? ¿Cuáles son vuestras sensaciones?

Personalmente estoy muy contento en la familia del Jerez Industrial. Todos me tratan muy bien: el míster, el cuerpo técnico, mis compañeros... El propio míster me está dando la confianza que necesito, estoy jugando mucho y marcando goles. Hacía tiempo que no me encontraba así de bien. 
Al equipo le veo de diez, bueno de nueve, porque creo que aún podemos dar mucho más y estar más arriba en la tabla. Pienso que vamos a ascender este año.


Agradecemos enormemente a David Casares y a nuestro colaborador Manuel Pérez haber realizado esta entrevista. 
David, desde XCDNews te deseamos la mejor de las suertes en una carrera futbolística que no ha hecho nada más que comenzar.




Comentarios