Coloquio Xerecista XV: Juan Pedro Ramos


El Coloquio Xerecista ha vuelto para quedarse y en esta ocasión se viste de gala para recibir a uno de los iconos en la historia de la entidad. Juan Pedro Ramos, también conocido musicalmente como "El Pirata", ha querido repasar con nosotros esta nueva etapa que está viviendo al frente de los banquillos y recordar parte del pasado que le ha forjado como una de las figuras más reconocidas en el panorama deportivo de la ciudad.


Debido al reglamento, Juan Pedro Ramos no puede ejercer como entrenador hasta la próxima temporada. Manifiesta que este hecho no le ha supuesto mayor preocupación puesto que "estoy aprovechando la ocasión para disfrutar de la familia y experimentar situaciones de descanso que llevaba mucho tiempo sin tener debido a mi dedicación al fútbol". No obstante, "por el momento no atravieso ningún proyecto ni tengo ofertas firmes sobre la mesa. Tan solo estoy colaborando como hago todos los años con Veteranos XCD".

El técnico jerezano desembarcó la pasada campaña en el banquillo azulino para materializar una permanencia que se antojaba complicadísima con todos los problemas que atizaban a la entidad. Sin ir más lejos, la plantilla se vio obligada a jugar en siete instalaciones diferentes como local, un hecho insólito en el mundo del fútbol. "Para todos nosotros fue una satisfacción enorme. Vivimos varias jornadas con mucha incertidumbre debido a todos los problemas que íbamos arrastrando. Desde los impagos de jugadores hasta no tener campos para realizar las sesiones de entrenamiento. Pese a todo, el equipo siempre dio la cara y nunca dejó de entrenar. Mantuvimos al equipo unido y sacamos resultados que nos permitieron lograr la permanencia con una jornada de antelación". 
Para él, la salvación supuso "un pasito más en la continuidad de este nuevo Xerez Club Deportivo que surge en Primera Andaluza de la mano de Jesús Mendoza de entrenador y conmigo en la Dirección Deportiva. Por circunstancias, el club se ha visto obligado a jugar en estas categorías y mantenernos aquel año fue la primera piedra para que pudiéramos ver al equipo en el lugar en el que que está ahora, en Tercera División".

El propio entrenador reconoció al término de la pasada campaña que "debido al desgaste acumulado" pondría en cuestión su participación para el próximo curso. Desvela que lo que le hizo dar el paso fue "recibir el apoyo de un amigo mío, Daniel López Ramos. Me dijo que apostara un año más y que todo iba a ir bien. En otro sitio no hubiera continuado porque lo habíamos pasado bastante mal pero siendo el Xerez Club Deportivo las cosas cambian. Para mí siempre ha sido un sueño trabajar para este club y era una nueva oportunidad de ir haciendo historia de su mano. Desgraciadamente las cosas no salieron como nos hubiera gustado, pero para nada me arrepiento".

La andadura de Juan Pedro por los banquillos le ha llevado a dirigir al Arcos, Bornense, Sanluqueño Juvenil, Jerez Industrial y Xerez. "Afortunadamente, en casi todos los sitios por los que he pasado estoy muy satisfecho del trato que recibí. La excepción fue esa primera temporada en Arcos, donde ni cuerpo técnico ni plantilla fuimos tratados como merecíamos. Soy un entrenador que siempre intento amoldarme a las circunstancias que me rodean para sacar el máximo rendimiento de lo que tengo. Entiendo que el fútbol debe ser así. El estilo tienes que amoldarlo según los jugadores que tienes, el presupuesto, material, condiciones de trabajo... En todos los sitios donde he estado sabía donde me metía y en cada uno de ellos intentamos hacerlo lo mejor posible. No somos técnicos que busquemos el interés personal, todas las decisiones que hemos tomado siempre ha sido creyendo que era lo mejor para el club. Siempre nos hemos sentido valorados menos en esa temporada de Arcos y esta última en la que se nos cesa de manera injusta. Se dice que nos cesan por los resultados pero la gente sabe que había más cosas detrás. Pero no somos personas que nos guste hacer leña del árbol caído y entendemos que el fútbol funciona así. Cuando ganas todos dicen que eres muy bueno y, de igual manera, cuando se pierde hay que asumir las decisiones y las críticas".

Si por algo se ha caracterizado El Pirata en su nueva andadura profesional es por su arraigo con la cantera, apostando firmemente por la figura del jugador jerezano, tan castigado en nuestra propia tierra. Entiende que "Jerez es cuna de grandes futbolistas y debemos apostar por ellos y darles la oportunidad. Es algo que casi todos dicen de boquilla pero a la hora de la verdad no se atreven tanto. Para nosotros todos los jugadores de una plantilla son iguales, pero en igualdad de condiciones siempre prefiero a gente de Jerez. En el fútbol humilde las circunstancias económicas de muchos son problemáticas y si traemos algo de fuera tiene que ser para que mejore lo que hay en casa. Tengo claro que aquí hay muchos jugadores válidos. Una de las cosa de las que me acusaron era de `amiguismo´ a la hora de sacar a Parra y Naranjo; el fútbol ha demostrado que son grandes jugadores y tanto Nene Montero como Antonio Calle han contado con ambos. José Naranjo ha tenido la desgracia de lesionarse, pero es un futbolista de gran proyección y ha demostrado que, aunque guste más o menos, se cuida como el que más y se parte la cara cada domingo. El rendimiento que han dado gente de la casa como ellos dos y otros como Juanma Aguilar, Gonzalo y Guerrero, ha sido muy bueno. Son personas jóvenes que están sobradamente preparados para la categoría pero necesitan confianza. Una de las cosas buenas que hemos hecho allá donde hemos estado ha sido llevar jugadores que siempre compiten y generan satisfacción tanto al club como a la afición. El entrenador al final sale, yo en este caso, pero esos jugadores desarrollan su carrera y en todos nuestros banquillos hemos dejado gran parte de la plantilla que actualmente compite. Cuando te cesan este es una de las pocas satisfacciones que te quedan, ver que aquellos por los que apostaste están dando la talla. A nosotros nos llena de orgullo".

Pese a todo, respeta que la afición pueda preferir jugadores más veteranos o con un punto más de experiencia. Aunque "los que estábamos día a día con ellos viendo como entrenaban sabíamos mejor que nadie lo que debíamos hacer. El entrenador es el que toma las decisiones. No sé decirte quien lleva razón porque esto es fútbol y aquí nadie tiene el libro de la verdad, pero sí que podemos decir que cuando hemos decidido algo siempre ha sido pensando que era lo mejor para el grupo y para el equipo. Siempre hemos intentado que todos los jugadores dieran el máximo personalmente, pero no todos son iguales y algunos necesitan contar con minutos para alcanzar su mejor versión. Nunca hemos querido señalar a nadie. Algunos no juegan y entrenan que da gusto. La gente no entiende que cuando se hace una convocatoria o un once inicial uno le da diez mil vueltas a la cabeza. En ocasiones hay dos jugadores que cuentan con las mismas probabilidades de jugar y hay que decantarse por uno. Esto es fútbol y los visionarios que hacen alineaciones y aciertan que se dediquen a la lotería y ganen mucho dinero, porque esto no es tan fácil".

Siete partidos; cuatro empates, dos derrotas y una victoria, que se traducen en el 33% del total de puntos disputados. Tanto él como su cuerpo técnico "acataron el cese respetuosamente y no hicimos declaraciones de ningún tipo porque no queríamos armar el pollo al pensar que no iba a ser beneficioso para el club. Realizamos una pretemporada muy buena; salvo el partido de Rota en el que salimos relajados y encajamos cuatro goles. Solicitamos un portero, un central zurdo, un extremo y otro delantero pero no llegaron a producirse tales incorporaciones. Es cierto que trajeron grandes futbolistas aunque no eran las demarcaciones que habíamos requerido. Montelongo y Luna terminaron saliendo y Sanjuan, que fue el que más nos gustó, no ha tenido suerte con las lesiones. A pesar de las carencias de la plantilla, competimos siempre a buen nivel menos los primeros veinte minutos ante el Conil y la segunda parte en Espiel. Apuntábamos maneras pero en ocasiones no tuvimos suerte con algunos arbitrajes y en algunos casos no terminamos de dar todo lo que podíamos". 
"A las primeras de cambio se tomó la decisión que se toma en estos casos. Destituir al entrenador siempre es lo más sencillo. Personalmente me dolió bastante porque tenía muchas esperanzas e ilusión depositadas en este año. Sabía que la temporada sería buena pero ninca compartí el objetivo marcado de estar entre los cuatro primeros. Pensaba que había plantilla para hacer grandes cosas pero había que ir paso a paso. Era imprescindible reforzar algunas posiciones y ganar en estabilidad. Con lo que nos costó decidir dar el paso al frente que nos sacaran así me fue difícil de asimilar. Aún me escuece porque considero que tanto el club como algunos aficionados, que son amigos míos, no han valorado nuestro esfuerzo. Lo digo a boca llena, dudo que en la historia del Xerez ningún entrenador haya trabajado más que Juan Pedro Ramos y su cuerpo técnico. Habrán podido trabajar igual pero más te aseguro que no. Aún me duele la decisión pero entre familia siempre se perdona y el Xerez Club Deportivo es mi casa. De todos modos te mentiría si no te digo que me decepcioné bastante y quedará ese pequeño lunar guardado en lo más profundo mío".

El Pirata revela que "justo el día en que nos destituyen estuvimos durante una hora y media hablando con los jugadores en vestuarios. Los citamos después de perder contra el Cádiz B para mandarles un mensaje de tranquilidad y mostrarles que el alarmismo no era el que estaba vendiendo. Les dijimos que podrían conseguir lo que quisieran siempre que hubiera estabilidad y llegasen esos refuerzos que faltaban, no por compensar el nivel sino por estabilidad, ya que había muchos jugadores en algunas demarcaciones y pocos en otras. La categoría es muy larga y competida, con muchos aspirantes a estar en los puestos altos.  El mensaje de exigencia que se transmitió de puertas afuera era una locura. El Xerez Club Deportivo a día de hoy no tiene ni estructura ni apoyos suficiente como para aguantar la losa de estar en los primeros puestos. El tiempo nos ha dado la razón y el equipo, a pesar de las nuevas incorporaciones, ha seguido pecando de lo mismo que hizo con nosotros, de empatar en exceso. En una competición en la que la victoria vale tres puntos, eso te penaliza bastante. Ese factor es el que ha evitado que se esté más arriba en la clasificación".


Una de las declaraciones más sonadas de Juan Pedro fue las que realizó en Radio Jerez, donde afirmó que tuvo que desechar llegadas como la de Adrián Gallardo para no dejar a ninguno de sus hombres colgados debido al exceso de fichas. Tiene claro que "al futbolista hay que tratarlo persona. Yo he tenido la suerte de disfrutar como el que más en mi etapa de jugador. En el caso de Adrián Gallardo teníamos a varios futbolistas que todavía no habían tenido la participación que considerábamos que necesitaban para alcanzar su mejor nivel y queríamos darles la oportunidad. Además, pensábamos que si traíamos hombres en detrimento de otros podíamos romper el grupo. Tú no puedes mandar un mensaje de unidad al vestuario y tomar decisiones que la rompan. Considerábamos que esas incorporaciones podían perjudicar más que beneficiar a la piña que estábamos intentando montar. Tomamos la determinación pensando sobre todo en el bien del club".

No hay mejor almohada que sentirse libre de culpabilidad y el ex-entrenador xerecista confiesa dormir tranquilo todas las noches. "Pudimos acertar o equivocarnos en muchas cosas, somos conscientes de ellas. También somos humanos y como tales tenemos el derecho a errar porque nadie tiene la verdad absoluta. Lo que está claro es que todo lo hicimos con nuestra mejor intención. Mi conciencia está tranquila porque hicimos todo lo que estaba a nuestro alcance. Nos vamos con la pena de no haber tenido la oportunidad de agradecer el compromiso con minutos suficientes de muchos jugadores que entrenaban a la perfección y por circunstancias no pudieron jugar. Esa es una espinita personal que te queda cuando te cesan; esperemos que el fútbol nos vuelva a hacer coincidir con ellos y tengamos la oportunidad de premiarles con minutos esa implicación, compromiso y honradez al asumir nuestras decisiones".

Al ser cuestionado sobre su particular valoración de la campaña realizada, comenta "no estar capacitado para evaluarla puesto que tendría que ceñirse a resultados y el partido de Arcos, que es lo único que he visto junto a algunos ratos por Youtube. No puedo valorar el trabajo que ha hecho la plantilla con Montero ni con Calle porque no lo he visto. Me basaría exclusivamente en resultados, pero el fútbol no es eso, hay muchas más cosas detrás".

El fútbol, como la vida, da muchas vueltas y quien sabe si el futuro de Juan Pedro Ramos y el Xerez CD vuelven a unirse. "Este es el club en el que siempre he querido estar y trabajar. Llevo desde los once años vinculado a él y evidentemente las puertas no se las voy a cerrar nunca. El destino dirá si tengo otra oportunidad o no, pero eso dependerá de otras personas encargadas. Yo continuaré con mi carrera deportiva y donde me llamen intentaré hacerlo lo mejor posible con la ilusión y las ganas del primer día. Lo más importante es hacer algo que te gusta y demostrarlo con ilusión, esfuerzo y sacrificio".

Tantos años en una entidad dan para mucho, sobre todo para ganar amistades. "He tenido la suerte de tener grandes amistades tanto dentro como fuera de Jerez, pero sería injusto nombrarte a nadie. Con pocos de ellos tengo contacto directo pero sí un cariño muy grande hacia todos. Es un orgullo haber coincidido con grandes compañeros que han hecho historia en el club y que han logrado tantos logros en su carrera. Lo mejor que que queda es compartir vestuario con ellos habiendo disfrutado tanto del fútbol. Ahora no es lo mismo, en los banquillos y despachos se sufre bastante"Del mismo modo, tampoco puede elegir un recuerdo concreto porque "he vivido grandes momentos en la grada como aficionado, en el campo, en secretaría estando en oficinas y en el banquillo. Además, tengo mala memoria. Lo que queda es ese sentimiento global una vez que te has enterado de un resultado o algún entrenador o jugador que entra o sale. Esa sensación general es lo que prevalece y es lo más bonito".

Para finalizar, no presenta atisbo de duda en manifestar que su deseo es "que el xerecismo se una y Jerez recupere categorías importantes a nivel nacional. Lo ideal sería que todos los clubes funcionaran en la misma dirección por el bien de la cantera, de todos los chavales jerezanos con ganas de ser futbolistas, y por el bien de Jerez de la Frontera como ciudad".

Queremos mostrar públicamente nuestro agradecimiento a Juan Pedro a la hora de realizar esta edición del Coloquio Xerecista y desearle la mayor suerte posible en la nueva carrera deportiva que está forjando en los banquillos, la cual no tenemos dudas que será igual de exitosa que su anterior etapa como jugador profesional. Siempre es motivo de satisfacción encontrarte con una persona que habla con el corazón en la mano y tiene la sinceridad como premisa fundamental. Así es Juan Pedro Ramos, historia viva del xerecismo.
Por Carlos López

Comentarios