Despedidas que duelen

   (Todas las fotos son propiedad de XCDNews - autoría indicada)

Nunca es del agrado ver salir de tu casa a miembros que la componen. La medida tomada la semana pasada por la plantilla, la cual decidió no completar sendas jornadas de entrenamientos, se ha saldado de la manera más problemática posible. A la ya conocida destitución de Antonio Montero `Nene´, cuatro de los seis hombres que estaban en el punto de mira han dejado de formar parte de la plantilla azulina. Y vaya hombres. Corrieron mejor fortuna Sergio Narváez y Carlos Sanjuan, quienes consiguieron alcanzar un acuerdo con los responsables de la entidad.
La situación no parece que vaya a resolverse de forma amistosa, para la tristeza de todo aquel aficionado que sufre al ver nuevamente salpicada la imagen del Xerez Club Deportivo. Los futbolistas afectados, respaldados por la AFE, defienden un "apartamiento ilegal con su correspondiente despido de nulo derecho". Por la otra parte, los mandatarios azulinos parecen tener claro que dichos futbolistas, los cuales protestaban ante los retrasos de sus respectivas nóminas, traspasaron la ilegalidad una vez que decidieron plantarse un par de días en los obligatorios entrenamientos. Serán los juzgados, salvo un ideal acuerdo que parece improbable, quienes dicten sentencia y otorguen la razón a una de las dos partes.


Aunque el motivo de esta publicación no es centrarnos en unos hechos que, por desgracia, volverán a hacer mella en un aficionado que cada semana es atizado por nuevos sucesos desagradables. El verdadero motivo es agradecer y reconocer la innegable labor que estos hombres han realizado cada minuto en el que han defendido la azulina sobre el verde. El primero se trata del último protagonista que quedaba de aquel moribundo Xerez de la 2013-2014: Alberto del Río. El centrocampista azulino tiene en su honor haber defendido al Deportivo cuando nadie quería hacerlo. Sin ni siquiera cobrar en algunos momentos, soportando duchas de agua fría en La Granja, defendió siempre con orgullo el escudo del Xerez cuando más le flaqueaban las fuerzas. Estuvo cerca de poner rumbo a Gibraltar pero, para el cariño de una afición que siempre le reconoció su sacrificio, continuó finalmente en las filas xerecistas. Apodado como el "Isco del Xerez Club Deportivo", Alberto del Río es uno de esos jugadores selectos que entraron en el "club centenario" al disputar más de 100 partidos en el club. En el recuerdo queda esa maltrecha temporada en La Granja en 2013; aquella heroica permanencia bajo las órdenes de Jesús Mendoza y Toni López; ese meritorio ascenso a División de Honor en La Canaleja y el heroico regreso a categoría nacional. El ex xerecista quiso tener unas palabras de despedida y quiso quedarse con "las sensaciones únicas e inmensas que ha vivido como xerecista". De igual modo, quiso tener un detalle con los compañeros con los que compartió vestuario y agradecer el apoyo incondicional de la afición y los Hools XCD.


No menos dolorosa para la afición ha sido la salida de Don Pedro Carrión Padial. La leyenda del fútbol modesto se marcha por la puerta de atrás de un club en el recientemente cumplía también 100 partidos y en el que ha entrado en su historia tras anotar 46 goles y situarse entre los seis máximos goleadores de la historia del Deportivo, tal y como hizo saber Rafael Romero Tarrío. Dianas inolvidables y un encomiable sacrificio que le ha hecho romper las barreras del fútbol y seguir marcando goles a sus 41 años. Un modelo para los que empiezan en esto. Un espejo en el que mirarse. El eterno "tiburón" del Xerez, como lo apodó José Manuel Gamero (jefe de prensa del club). El 9 xerecista se manifestó con un extenso escrito en el que quiso destacar "las lágrimas de tristeza que siente al abandonar el club y recordar todas esas imágenes que ha vivido en primera persona". Tuvo palabras de recuerdo para Miguel "Matarratas" y pidió "perdón por pelear por el sustento de las familias de los jugadores". Desconocemos si esta triste despedida supondrá la última hoja de su exitoso libro como jugador, pero lo que no nos cabe la menor duda es que seguirá vinculado a un mundo del fútbol que le necesita para apreciar los verdaderos valores de este deporte: sacrificio y humildad.


Llegados este año, pero no merecedores de un menor reconocimiento, se encuentran las figuras de Andrés Salas y Fran Sánchez. El primero demostró desde el primer minuto ser un jugador con capacidad de liderazgo, con carácter. Pronto se erigió como uno de los baluartes de la parcela defensiva. Defendió como el que más e incluso aportó goles. El central, también querido entre la afición por su cercanía y sinceridad, declaró marcharse "en contra de su voluntad". "Dejo amigos y a una gran afición que se lo merece todo. Lo di todo por este escudo y más. Con dolor y pena digo adiós".


El guardameta azulino, que procedía del Atlético Sanluqueño, ha defendido la elástica azulina en todos los partidos disputados. Se hizo nada más llegar con las riendas de la portería y las suelta ahora debido al conflicto originado. El portero ha sido el único que no se ha querido expresar públicamente hasta el momento.

Hay cosas que los ojos no pueden ver y en casos así es mejor abstenerse de entrar en valoración alguna. Lo que sí hemos podido ver es la garra y el compromiso que han mostrado estos futbolistas cada vez que han saltado al terreno de juego. La afición del Xerez Club Deportiva, siempre generosa, agradecerá cada minuto que habéis disputado defendiendo este escudo. Desde este momento pasáis a formar parte de esos xerecistas que desde la grada apoyan al club. Ojalá veros ahí cada domingo. Desearos desde este espacio la mayor de las suertes en vuestras carreras. GRACIAS.
Por Carlos López

Comentarios