Coloquio Xerecista XIV: Fran Corrales


Después de un desafortunado periodo de inactividad, nos veíamos obligados a retomar la sección del Coloquio Xerecista por la puerta grande. Este espacio, que está destinado a conversar libremente con todo aquel que forma parte de las entrañas del Xerez, desde las personalidades más célebres hasta el propio aficionado, no podía dejar pasar la oportunidad de dedicar uno de sus capítulos a alguien tan querido en el conjunto azulino como es Fran Corrales. El reciente segundo entrenador del club ha querido tratar con nosotros todos los asuntos que han marcado su particular trayecto en el Deportivo.

Han pasado ya unos meses desde que diera el salto al primer equipo. Reconoce que "lo está viviendo de una forma especial, intensa y bonita. A veces no soy consciente de donde estoy, por ello le doy el valor e importancia que tiene". Como podemos imaginar, nada tiene que ver seguir al equipo desde fuera que desde dentro. "Desde fuera también eres consciente de los problemas y entresijos que tenemos, pero te limitas a ver al equipo cada domingo y en algún que otro entrenamiento e irte para casa pensando en el siguiente partido. Ahora es muy diferente, formas parte del día a día y trabajas codo a codo con todos, desde el míster hasta el utillero. No tiene nada que ver".

Todo esfuerzo requiere de voluntad, dedicación y, sobre todo, tiempo. En este tipo de categorías el fútbol debe compaginarse con la vida personal de cada uno. Fran aclara que "el tiempo que se le dedica al Xerez es todo el que quieras y puedas; siempre es poco. Por darte una cifra, yo suelo brindarle unas 4-5 horas al día que se reparten entre previas de entrenamientos, los entrenos, el estudio de los rivales y los partidos".

Las circunstancias propiciaron que Fran Corrales tuviera que dirigir desde el banquillo a la plantilla en Lepe. A pesar del privilegio que puede suponer este hecho, el técnico hubiera deseado no "debutar" de ese modo. Confiesa que lo afrontó "de una manera agridulce. Evidentemente quería que se sentara Antonio Calle en el banquillo, pero no pudo ser y tuve que hacerlo yo. No te voy a negar que fue un día especial para mí. Me felicitó mucha gente pero no creo que fuera motivo para ello, lo digo como lo siento. Perdimos el partido estrepitosamente y no había nada que celebrar".


A pesar de la, ya superada, negativa racha de resultados y la convulsión acontecida durante las últimas semanas con los acontecimientos que se precipitaron, revela que "el grupo nunca ha estado nervioso ni se ha sentido presionado al ver que no terminábamos de amarrar matemáticamente la permanencia. Sabemos que hay una gran plantilla y que no tendremos problemas". El objetivo evidente a corto plazo es sellar la salvación cuanto antes para disfrutar con sosiego de las últimas jornadas. El aficionado, además se fija la fecha del partido de Chapín pero para Fran "tan solo es uno más de los que nos quedan".

Hay reglas que deben cumplirse dentro de un club y en ciertos casos no resulta sencillo sustituir la figura del xerecista de a pie, que puede manifestarse y opinar libremente, a la del componente del cuerpo técnico de la plantilla en cuestión. Por un lado, Fran sigue siendo "el mismo aficionado de a pie, tal y como lleva ocurriendo desde que cumpliera los cinco años. Sigo debatiendo asuntos estrictamente deportivos con mis familiares y amigos, aunque es evidente que lo que pasa dentro no puede salir a la luz. Desde que llegué lo tengo claro y lo llevo a rajatabla. Los que me conocen lo respetan y saben que no puedo ni debo dar cierta información".

En ocasiones la vida te presenta la tesitura de tener que renunciar a ciertas cosas para obtener otras. El entrenador jerezano sufrió un "tramo amargo" cuando tuvo que dejar al infantil de Afición Xerecista en un año tan importante para ellos, ya que debutan en fútbol once. "Sabía que no podía afrontar las dos cosas y me dolió tener que dejarles, más que nada porque el proyecto era una apuesta personal y, a pesar de las dificultades que estábamos teniendo, me hubiera gustado terminarla. Aunque, por otro lado, indudablemente no podía dejar escapar la oportunidad de estar en el primer equipo. A nivel formativo estoy aprendiendo muchísimo. He tenido la suerte de estar al lado de Nene Montero, que ya sabemos su trayectoria en el fútbol, y ahora tengo a mi lado a Antonio Calle, que está trabajando de una manera espectacular y estamos aprendiendo muchísimo con él".


Las buenas personas se caracterizan por brillar allá por donde pasan y dejar un grato recuerdo de su estancia. Corrales es una de ellas. "Lo bonito del fútbol base es la huella que dejas a los chavales en sus vidas, a unos más que otros, claro está. Varios de ellos me han pedido que vuelva y eso me llena de orgullo. Pero, como bien dices, estoy seguro de que ahora están en muy buenas manos con Rodri. No me cabe duda de que estarán contentos y cómodos con él porque es un hombre de fútbol joven y con ganas que ilusiona y motiva bastante". "El consejo que les doy a los chicos, como ya hice en su día, es que se mantengan juntos y aprendan todo lo que puedan. Con trabajo y ganas, sembrarán las bases este año y el próximo podrán disfrutar mucho más".


Nunca sabemos que puede depararnos las inquietudes del destino. De todos modos, Fran tiene claro que su futuro "seguirá ligado al del Xerez Club Deportivo. Yo estaré donde así lo quieran, en el primer equipo o la cantera. Continuaré trabajando tal y como lo estoy haciendo y estaré donde deba estar".

Queremos agradecer la predisposición y colaboración de Fran Corrales a la hora de realizar esta entrevista. Hay pocos hechos que reconforten más a un aficionado que ver como su equipo está compuesto de personas a las que les duele la causa. Cuando, además, trabajas como el que más y lo das todo por tu club de manera altruista mereces el mayor de los reconocimientos que puedan brindarse. Estamos orgullosos de tener a una figura como la de Fran en la plantilla y observar como el Xerez Club Deportivo es más nuestro que nunca.
Por Carlos López



Comentarios