Resplandores de esperanza

                                                                       (Fotografía de Alberto Delgado para www.xerezclubdeportivo.es)

El Xerez Club Deportivo sacó adelante una complicada cita ante el San Roque de Lepe

Se abrió un pequeño claro entre tantos nubarrones. Cuando todo se veía de color negro, el cielo comenzó a abrirse y el Xerez sumó su segunda victoria consecutiva en La Juventud, la tercera del curso liguero.

Los xerecistas realizaron una de las mejores primeras partes de la temporada, generando fútbol y ocasiones por doquier, aunque la poca efectividad de cara a gol provocó que el marcador al descanso estuviera igualado.
Pasado el primer cuarto de hora, Luna, que vestía por primera vez la elástica azulina, abrió la lata con un espléndido remate de cabeza en un córner botado por el de siempre, Sergio Narváez. El propio Sergio estuvo a punto minutos después de hacer el segundo, pero no llegó a empujar un centrochut de Amin, que fue nuevamente uno de los que más lo intentaron.

El San Roque de Lepe, que atesora gran calidad en su parcela ofensiva, aprovechó la única oportunidad que tuvo para marcar. Higor, tras asistencia de Fran Lepe, superó en el salto a la zaga jerezana para rematar a gol.

El electrónico no reflejaba lo visto sobre el maltrecho césped del campo, que cada día está peor. Pedro Carrión tuvo la opción de romper la igualada tras un mal despeje de Nico, pero le pegó con la zurda y no imprimió la fuerza necesaria al balón.

El conjunto aurinegro mejoró en la segunda mitad y las fuerzas se igualaron. Los leperos gozaron de sendas ocasiones de gol para adelantarse. En la primera resultó providencial la intervención de Fran para evitar que Nico transformara una buena jugada personal. Posteriormente, fue Toni quien se se topó con Amin justo en el momento en que se disponía a chutar.

Cuando peor lo pasaban los pupilos de Nene Montero llegó el gol que dio alas al Deportivo. Pedro Carrión recibió el balón en posición dudosa, todo hay que decirlo, y con todo a placer batió a Nico con un tiro ajustado a la cepa del poste.

Acto seguido, se produjo la expulsión de Fran Lepe por insultar al linier. La inferioridad numérica no impidió que los leperos embotellaran al Xerez en los últimos minutos, aunque tras compases de intenso nerviosismo la victoria se haría oficial.

De esta manera, el Xerez aleja los fantasmas de partidos atrás, que se hicieron notar en la primera parte de Utrera, y recibe una confianza más que necesaria para afrontar los encuentros venideros.
La próxima parada será en el convulso Antonio Barbadillo de Arcos, lugar idóneo para hacerse con los primeros tres puntos fuera de Jerez.
Por Carlos López

Comentarios