ÚLTIMA HORA

lunes, 1 de octubre de 2018

Contra 12 poco se puede hacer


Carlos Hidalgo Márquez, apunten su nombre porque se trata del protagonista del partido de ayer. 
El Xerez Club Deportivo vio frustradas sus aspiraciones de conseguir los 3 puntos por parte de un colegiado que o bien se levantó con el pie izquierdo o demostró no tener el nivel necesario para dirigir encuentros en categoría nacional.



La igualdad que se palpó ayer sobre el césped de La Juventud hace ver el potencial de dos equipos que están llamados a luchar por estar entre los primeros clasificados. Cuando la balanza está tan equilibrada, poco fútbol se puede ver. El primer tiempo fue un tanto soso a la par que estéril, Reina tuvo la única oportunidad por parte visitante. La mala suerte se cebó con los ceutíes en los primeros compases, momento en el que se produjo la tempranera lesión de Chico Díaz, uno de los mejores futbolistas del grupo. 
Los xerecistas no generaron excesivo peligro, pero supieron golpear cuando más daño hacía y pisaron el acelerador en los últimos minutos. Gonzalo avisaría en 44´ y Juan Benítez, tras pinchar el balón como solo él sabe tras una buena asistencia de Ezequiel, consiguió batir a Iván ya sumergidos en tiempo de descuento.

Mientras que en el primer periodo la tónica fue de igualdad, en los segundos 45 minutos fueron los jerezanos quienes se hicieron con el control del choque. Todo parecía estar controlado hasta que en el minuto 78 comenzó el bochornoso show dirigido por el sevillano Hidalgo Márquez. 
Para empezar, expulsó increíblemente a Juan Benítez por un supuesto piscinazo cuando debió castigar al zaguero ceutí, lo que hubiera supuesto su segunda cartulina amarilla. 



Fue en la siguiente jugada cuando llegaría el cataclismo total. Fran detuvo unos centrímetros por delante de la línea de gol un cabezazo de Camps y el trío arbitral concedió el gol al Ceuta ante el asombro de los presentes que observaban cariacontecidos. La efusiva protesta por parte del conjunto local de poco pudo servir, tan solo para cargarse de amonestaciones que el árbitro repartió sin ton ni son.



Llegados a este punto, los presentes en las maltrechas instalaciones de La Juventud se temían lo peor. Y no les faltaba razón..., el colegiado pretendió señalar penalti en una acción en la cual Quirós le robaba el cuero limpiamente a Camps, que simuló una caída. Tuvo que actuar de oficio el línier para anular dicha decisión y, lejos de amonestar al delantero caballa, la jugada finalizó con un surrealista bote neutral dentro del área.

La tensión se hacía notar en el ambiente y el árbitro, consciente de su mal papel, no quiso alargar mucho la contienda. Duro rapapolvo para el mismo en el túnel de vestuarios donde recibió algunos objetos lanzados por un sector de aficionados visitantes (tal y como se puede demostrar en este vídeo).



Pese a todo, buena imagen del Xerez Club Deportivo ante uno de los equipos más potentes de la Tercera División. Si dura fue esta cita, prepárense para la siguiente: Cádiz B.

                         
Por Carlos López

No hay comentarios:

Publicar un comentario