Motivos para la ilusión

                                                                                                       (Fotografías de Antonio Labrador)

El Xerez CD demostró ser superior al Coria CF y mereció hacerse con el triunfo

Buena imagen del Deportivo en su debut liguero. Eso es con lo que deben quedarse los seguidores azulinos que vieron como se escapaban los tres puntos prácticamente con el tiempo cumplido. A pesar del contexto del encuentro, muchos hubieran firmado empezar la competición puntuando a domicilio hace algunas semanas.

Partido muy físico el que se ha visto en el Estadio Guadalquivir. El calor infernal, sumado a que no todos los futbolistas están aún al cien por cien físicamente, provocó que en algunos momentos el buen fútbol brillara por su ausencia. Un hecho que no privó a los aficionados, los jerezanos, de disfrutar de ocasiones de gol, algunas bastante claras.

No hubo sorpresas en un once en el que Juan Pedro Ramos volvió a demostrar la confianza que atesora en Parra. Dani Jurado, que estuvo probándose, finalmente no fue de la partida e Isra ocupó su puesto. Juan Benítez no estaba disponible por problemas personales. Los protagonistas que saltaron al terreno de juego fueron: Fran, Gonzalo, Salas, Isra, Piñero, Parra, Alberto, Sergio Narváez, Vega, Quirós y Carrión. El banquillo lo conformaban Jairo, Guerrero, Ezequiel Arana (proceso final de su recuperación), Naranjo y Rosillo.

La columna vertebral del Xerez, el mediocampo formado por Alberto y Parra, presentó ciertas dificultades a la hora de hacerse con el control de la posesión. A medida que pasaron los minutos los xerecistas se fueron haciendo con el mando del partido hasta llegar al punto de ser dueños y dominadores del mismo.

Ambas defensas mostraban seguridad atrás y salvo un tímido disparo de Parra poco más pudo verse antes de llegar al parón del minuto 25 para combatir las altas temperaturas. Después del mismo, la intensidad del choque aumentó. La fortuna sonrió al Xerez cuando el colegiado no apreció una mano de Piñero dentro del área, o quizás la considerara involuntaria. Poco después tuvo lugar la llegada más clara de los primeros cuarenta y cinco minutos con un centro que no conseguirían remachar ni Quirós en primera instancia ni Carrión, que estaba justo al lado.

En la segunda mitad los xerecistas dieron un paso al frente y demostraron ser superiores a su rival. Tras varios minutos de asedio, Quirós aprovechó un rechace de Cepeda para mandar el cuero a la escuadra derecha de la portería y provocar el delirio de los más de cien seguidores azulinos que abarrotaban la preferencia del estadio.


Con el resultado favorable, el Xerez decidió esperar para salir al contraataque y dejar el encuentro visto para sentencia. A punto estuvo de ser así. Cepeda salvo a los suyos hasta en dos ocasiones claras de José Vega y Sergio Narváez. Para más inri, los sevillanos sufrirían la expulsión de Jony. Quien entiende de esto empezaba a prever que si los visitantes no conseguían poner tierra de por medio acabarían lamentándose. Y así fue, el Coria en el primer tiro a puerta que dispuso en todo el partido empataría el partido. La imagen final de los jugadores xerecistas abatidos sobre el césped hacía ver como la sensación de que se habían escapado dos puntos era categórica.

A pesar del mal sabor de boca que dejó el empate "in extremis" hay motivos para ilusionarse. Se ha apreciado un Xerez muy compacto y seguro defensivamente, solucionando así el mayor problema que presentó la pasada temporada. Arriba hay calidad y a la mínima que sonría un poco la suerte de cara a gol las victorias llegarán. Queda por ver si los hermanos Narváez compartirán minutos sobre el terreno de juego, aunque nada hace indicar que no vaya a suceder. En el día de hoy no viajó por decisión técnica.

A DESTACAR

😃 La mayoría de los futbolistas demostraron su valía y realizaron un gran encuentro. Destacamos el sacrificio de Gonzalo y Piñero, además de la insistencia mostrada por José Vega.

😃 Los años pasan pero hay cosas que nunca cambian. La afición xerecista, los fieles, acompañaron a su equipo una vez más y lo llevaron en volandas durante los 95 minutos que duró el partido. ¡Qué suerte la nuestra de teneros!

😡 Quizás al equipo le faltó un poquito de maldad, picaresca, en los minutos finales para hacer que el ritmo del choque decayera. Con un jugador más y ganando a cinco minutos del final no puedes dejar que se te escape un partido. Aunque esto acaba de empezar. Ya habrá tiempo para corregir errores y aprender de ellos.


                            Por Carlos López



Comentarios