Lección de sacrificio no recompensada

                                                                                                         (Fotografía de Alejandro Jiménez)

El Xerez Club Deportivo cayó derrotado por cuarta jornada consecutiva y agrava aún más su crisis.

Tarea muy complicada la que tenía el Xerez en la mañana de hoy. Sacar algo positivo de su visita a Gerena en el contexto en el que llegaba al partido se antojaba realmente complicado. Aún así, los futbolistas azulinos dieron todo lo que tuvieron en una lección de profesionalidad digna de los mejores profesionales.

El equipo local salió con sus premisas muy claras desde el primer minuto. La base de su juego se basaba en el toque y una presión alta que hizo mucho daño a la zaga xerecista. A los cinco minutos de comenzar, llegó la primera oportunidad clara tras un remate de Ángel que no alcanzó a rematar Medina por muy poco.

El Xerez intentaba aguantar en los primeros compases y salir alguna que otra vez al contragolpe, pero a los quince minutos recibió el primer golpe del choque.
En campos estrechos como el "Juan José Romero" toda acción puede ser peligrosa, y así lo demostró Toni. El lateral izquierdo nacido en Barcelona sorprendió a Zamora con una falta directa desde unos 35 metros que finalizó con el balón en el fondo de la portería.

A pesar del gol, la tónica del partido seguía siendo la misma. El Xerez no se mostraba tremendamente incómodo pero cierto es que tampoco frecuentaba el área rival. No fue hasta el minuto 25 cuando Quirós pondría en aprietos a Valle cabeceando un centro de Guille. De todos modos, el colegiado acabaría invalidando la acción.

En los minutos siguientes el ritmo se aceleró a la par que disminuyeron las ocasiones. Y cuando todo parecía indicar que iríamos al descanso con el 1-0, saltaría la sorpresa. Guille recibiría el balón en una segunda jugada y ,tras revolverse magistralmente, filtraría el esférico para un Juanito Benítez que no perdonó en el uno contra uno. Tanto psicológico de los xerecistas en el minuto 44 que aumentaba la esperanza de los mismos de cara a la segunda mitad.

La segunda mitad comenzó y la tónica del partido se mantendría intacta. El Xerez tenía el partido donde quería, no sufría excesivamente atrás y esperaba con paciencia su oportunidad. Pero, injustamente, se iría todo al traste en el minuto 55 con la expulsión de Guerrero. El lateral recibió una absurda cartulina amarilla en la primera mitad por un rifirrafe dentro del área donde no estuvo involucrado y ,tras cometer una falta táctica, tendría que irse a la caseta antes de tiempo.

El panorama acabó de la peor forma posible apenas tres minutos después de la acción con el segundo tanto local. Ángel intentó despejar el centro de Raúl al primer palo con la mala fortuna de enviar el balón a su propia portería, anotando así en propia puerta. La crueldad del fútbol visualizada en su máximo esplendor.

Vicente Vargas intentó recomponer el once dando entrada a Albino y Borrego en lugar de Agu y Quirós. El Xerez adoptó el mismo papel que mantuvo el tiempo que estuvo por detrás en la primera mitad, defendía con todo y esperaba alguna que otra opción. Ésta llegaría en el minuto 80 en una falta frontal que lanzó Guille, el ariete jerezano superó la barrera pero le faltó algo de potencia para batir a Valle.

Ahí estuvo la opción del Xerez. Pocos minutos después llegaría la sentencia con un disparo de Medina desde el vértice del área. La imagen de Isra, tendido con los brazos abiertos lamentándose sobre el césped, reflejaba completamente el sentir de un equipo que en todo momento dio más de lo que tenía.
A pesar del varapalo obtenido tras 85 minutos de intensa lucha, los jugadores azulinos no bajarían los brazos hasta el final. David Narváez gozó de la ocasión más clara de su equipo en los segundos cuarenta y cinco minutos con un empalme que rozaría el palo.

Ya en el tiempo de prolongación, mientras el Xerez se encontraba con nueve jugadores tras un golpe que recibió Chato, los locales aumentarían la ventaja con un gol de Pavón a placer tras la dejada de Rafa. Protestaba desesperado el bueno de Chato, que pidió en reiteradas ocasiones volver al terreno de juego sin obtener el visto bueno del colegiado. Para más inri, el tanto llegaría por su banda.

Derrota completamente abultada que lastra a un equipo que no puede esperar ni un minuto más para solucionar la mala situación en la que se encuentra sumergido fruto de los problemas extradeportivos.

CLAVES DEL PARTIDO

1- Mala actuación del colegiado.

El árbitro onubense José Álvarez Rodríguez estuvo realmente mal durante todo el partido. Hasta en cuatro ocasiones visitó el banquillo del Xerez, llegando a mostrar amarilla a José Vega, Barragán y expulsando a Vargas.
Guerrero no debería haber visto la primera cartulina que a la postre provocaría su expulsión.

2- Buena imagen de los futbolistas azulinos.

El derroche físico mostrado por los xerecistas durante los 90 minutos es digno de alabar. Unos jugadores que están sin cobrar y que tienen la mente centrada en otros aspectos más importantes, demostraron una lección de honor por el escudo y la afición supo recompensarlo. A pesar de caer goleados, los "Hools" presentes en Sevilla no duraron en ovacionar al equipo tras finalizar el choque.

A DESTACAR

😃Guille, que está en el punto de mira desde que llegó, demostró que no está en el Xerez por casualidad. El ariete jerezano sigue conservando ráfagas de calidad que le sirvieron al equipo para empatar. De lo mejor del equipo en los dos últimos partidos, sobre todo cuando actúa en segunda línea, donde su papel adopta mayor relevancia.

😃David Zamora reapareció tres meses después. El guardameta encara la fase final de su recuperación y por fin pudimos verlo bajo los palos. Eso sí, no está completamente recuperado. En ningún momento se atrevió a sacar de portería, haciéndolo Ángel en su lugar, y en más de una carrera se echó la mano a su pierna.

😃Los problemas se suman a la maltrecha plantilla. Guerrero se perderá el siguiente compromiso liguero, ante el Puente Genil, y de nuevo Vicente Vargas se verá en un aprieto para reestructurar la defensa mientras espera que Gonzalo se recupere.










Comentarios