LA HORA DE VICENTE VARGAS



Llega un nuevo año pero la vida no cambia en el entorno del Xerez Club Deportivo. La cuesta de enero se antoja más empinada que nunca. Los problemas de toda la temporada siguen ahí y el asunto se complica aún más si cabe. 

Todo parece indicar que la marcha de David Polaco no ha sido la única que sufrirá el conjunto azulino. Otros nombres como Dani Hedrera, Paco Borrego y David Zamora podrían tener las horas contadas en el club.

La situación recuerda a la ocurrida en la temporada 2013/2014, también en Tercera División, donde los impagos precipitaron la salida de gran parte de la plantilla de aquel entonces, año en el que llegaron a disputar minutos hasta 62 futbolistas diferentes, hecho insólito en una categoría así.
En esta ocasión no parece que vaya a producirse una desbandada de tal calibre, pero sí es verdad que el equipo, que se encuentra actualmente sostenido por pinzas, podría acusar duramente este nuevo revés.
Con todos los inconvenientes el objetivo está claro, hay que conseguir la permanencia cuanto antes para poder respirar tranquilos cuanto antes. La mitad de la tarea está lograda, pero llega la parte más difícil.

La única solución es desbloquear nuevamente los derechos federativos, una losa que lleva varios años persiguiendo al Xerez, aproximadamente unos 5000€. Si se consiguiera este propósito, Vicente Vargas tendría que emplearse a fondo para fichar a jugadores jóvenes que desahoguen mínimamente la maltrecha economía de la entidad. 
No es tarea nueva para el técnico xerecista, que sabe desenvolverse como pez en el agua en este tipo de situaciones. Casos como los de Guerrero, Gonzalo o Ángel, que tan buen rendimiento están mostrando, son los que se marca el entrenador y también director deportivo azulino. 

Podrá tener palmeros y detractores, pero el compromiso de Vicente Vargas con el club es total. Ningún otro entrenador soportaría ni la mitad de los contratiempos que surgen en esta entidad.



Comentarios