El rey del empate

                                                                                                                                       (Fotografía de Alberto Delgado)

El Xerez cosechó su duodécimo empate de la temporada en la visita al Pérez Ureba

La figura del Xerez CD esta temporada es fiel reflejo del empate personificado. Hasta 12 encuentros igualados acumulan los azulinos en su haber en 25 partidos disputados. Unos números que representan la solidez defensiva y seriedad de los jerezanos pero que les alejan sobremanera del objetivo inicial propuesto, que ya comienza a ser utópico. Y es que, datos en mano, los 14 puntos (con un partido más) que separan al Deportivo del cuarto clasificado resultan ser una losa casi insalvable a estas alturas de la competición.

La igualdad fue la premisa del encuentro durante los 90 minutos en su totalidad. Sorprendió el banquillazo de Pedro Carrión, que fue reemplazado en el once inicial por Yeray. Mucha combate en el centro del campo y escasas oportunidades de gol en ambas escuadras. Aún así, los xerecistas fueron los únicos que consiguieron poner en aprieto a la zaga contraria con sendas llegadas al término del primer acto. Asier aprovechó un saque de esquina botado por Chata para rematar e inquietar a un Romero desapercibido hasta el momento. En el 45´, Amin disparó con todo un balón muerto en la frontal del área que salió rozando el poste derecho.

Apenas cambió la tónica en el segundo periodo, aunque las ocasiones las firmaron los conileños. Fran desbarató con una providencial salida un contragolpe protagonizado por Cornejo que podría haber roto la igualada. El guardameta xerecista volvería a intervenir instantes después para evitar sobre la línea que el cabezazo de Rubén traspasara las mallas. 

La expulsión del recién ingresado Ponce en los últimos minutos aclaró el sendero de los de Nene Montero, aunque se toparon con el oficio de un Conil que está muy necesitado de puntos y dio por bueno un empate que, a pesar de resultar contradictorio a simple vista, satisface mucho más a locales que visitantes.
Por Carlos López



Comentarios