ÚLTIMA HORA

lunes, 29 de octubre de 2018

Y se hizo la luz


El Xerez Club Deportivo se reencontró con la victoria casi dos meses después

Ganar siempre es positivo, pero cuando no lo haces desde la segunda jornada y te encuentras en puestos de descenso la necesidad de puntuar se convierte en obligación. Los xerecistas consiguieron poner fin a su mala racha en un bronco partido entre dos conjuntos que estaban muy necesitados y en el que el conjunto perdedor, el filial hispalense en este caso, quedó verdaderamente tocado.

Se hacía notar la tensión en las despobladas gradas de La Juventud en el día de ayer. El encuentro que se disputaba a la misma hora (Barcelona-Real Madrid) y el frío clima restó mucha afluencia de público. Aún así, los denominados "fieles" volvieron a estar un domingo más al pie del cañón y vibraron con su equipo durante todo el transcurso del encuentro.


La igualdad fue la tónica de la primera mitad, aunque las ocasiones las pusieron los locales. Salvo un disparo de Pliego al que reaccionó bien Fran, los rojiblancos fueron incapaces de hacerle daño a la zaga jerezana.
La primera clara la tuvo Pedro Carrión, que de no ser por la buena intervención bajo palos de Luengo, hubiera significado el primer tanto de la tarde. Instantes después llegó la acción que supuso el gol azulino. Sergio Narváez, de los más destacados del partido, le puso un caramelo a Andrés Salas que no desaprovechó para inaugurar el marcador y celebrarlo con la rabia que le caracteriza.


En el segundo periodo los xerecistas fueron los dueños del balón, llegando a mostrar en algunos momentos los destellos de calidad y buen juego que tanto echaban en falta los seguidores azulinos. El Xerez estaba conforme con el resultado y el Sevilla no asumía más riesgo del necesario, por lo que no fue hasta el tramo final cuando llegaron las oportunidades. Nuevamente Fran le ganó la partida a Pliego para desbaratar lo que fue el último remate del segundo filial sevillista.

Los pupilos de Paco Peña tuvieron que dejar espacios atrás y a punto estuvo de costarles otro gol más. Sergio Narváez falló un cabezazo en el área pequeña tras un buen centro de Montelongo que pudo ser la sentencia. Amín, una de las sensaciones de la tarde, fue el protagonista de la última llegada del Deportivo.


Tras cinco largos minutos de agonía y nerviosismo, en los que apenas se podía ver debido a las maltrecha iluminación del campo..., se hizo la luz. La alegría de los de Nene Montero, una vez que el colegiado decretó el final de la contienda, hacía ver la presión que estaba soportando un vestuario que celebró los tres puntos por todo lo alto y volvió a sonreír nueve jornadas después.

De esta manera comienza lo que se espera que sea una escalada en la que el Xerez CD pretende recuperar el terreno perdido en este tramo inicial de competición. Empieza un nuevo camino, no apto para vertiginosos.
Por Carlos López

No hay comentarios:

Publicar un comentario