Bendito parón


El Xerez Club Deportivo cayó derrotado en un insulso partido ante el Sevilla Fútbol Club "C".
Se llevó el encuentro el equipo que más intensidad metió en los minutos finales.

Bendito parón. Eso es lo que deben pensar los aficionados xerecistas después de ver los dos últimos partidos de su equipo. La irregularidad, presente durante toda la temporada, volvió a hacer mella en un equipo capaz de lo mejor y lo peor, al que tampoco se le puede recriminar nada teniendo en cuenta las circunstancias externas que lo rodean.

El Sevilla, plasmado de juveniles, se hizo dueño del balón tal y como era de esperar. Nada más comenzar Luis García se toparía con un larguero que evitó que el Xerez se pusiera de nuevo por debajo en el marcador en los minutos iniciales de partido. No sería el único aviso, ya que Buben obligó a David Zamora a realizar la mejor parada de la mañana con su pie izquierdo.

Los xerecistas eran conscientes que sus opciones pasaban por aprovechar la mínima oportunidad que se presentase. Y así fue como se pusieron por delante, cumplido el primer cuarto de hora. Carrión, el más listo de la clase, aprovechó un buen centro de Juan Benítez para hacer saltar de alegría al medio centenar de jerezanos presentes en el campo 4 de la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros.

Reaccionarían los hispalenses con sendos remates de Vicente que estuvieron muy cercas de ser gol. Pero también la tendría el Xerez con un saque de esquina cerrado, botado por Javi, que Juan Benítez enviaría al póster.

En un despiste defensivo, donde la zaga visitante protestó un posible fuera de juego, llegaría el empate, el primero de los dos goles que marcaría el central Checa.

La segunda mitad fue totalmente desapacible. Al fuerte viento que azotaba las gradas se le añadió un tramo de partido en el que ninguno de los dos equipos hacía nada destacable por hacerse con el triunfo. Tuvieron que pasar 25 minutos para ver la primera oportunidad, un trallazo de Buben que se marchó por centímetros.

Probaría fortuna Quirós mediante un tiro que atajó Javi Díaz sin mayores complicaciones. Minutos después sería, nuevamente Buben, quien se topara con el palo del arco xerecista.

A pesar de carecer de mordiente ofensiva, el Xerez tuvo una oportunidad de oro para llevarse la victoria en el minuto 83. Carrión recibió libre de marca el cuero dentro del área y chutó por encima del travesaño. Se echaban las manos a la cabeza los integrantes de la parroquia xerecista.

Y como si de una tragedia se tratase, llegaría el gol del Sevilla en el último minuto del partido. De nuevo Checa, que se encontró con un regalo caído del cielo, superaría a Zamora de cabeza.

No daría tiempo a más que colgar algunos balones que no llegarían a ningún lado. Derrota dolorosa de un Xerez que debe desconectar en Semana Santa para recuperar su mejor versión ante el Arcos.

Con el partido finalizado se dio una imagen que no es agradable para nadie. Algunos jugadores del Xerez tuvieron algún que otro "pique" ante unos aficionados que recriminaban "más huevos" a los suyos. La verdad sea dicha, la imagen del equipo hoy dejó mucho que desear. Pero a nadie se le puede olvidar la hazaña que están llevando a cabo estos jugadores. Seguramente hayan conseguido los 37 puntos más laboriosos de todo el panorama balompédico español.






Comentarios