ENTREVISTAMOS A ALBERTITO

Inauguramos nuestra sección de entrevistas con un jugador que ha calado hondo entre todos los xerecistas en estos tres últimos años.
Se trata de Alberto Gil Fernández, conocido en este mundillo como "Albertito".
Se formó en equipos como el Icovesa, Flamenco y San Benito. Nos comenta la satisfacción que siente al haber podido jugar en el Xerez Club Deportivo y a sus 27 años ya piensa en próximos retos que afrontará en su nuevo club, el Jerez Industrial.



-Las primeras referencias futbolísticas que tenemos de ti es en el equipo sénior del San Benito en la temporada 2011/2012. El Xerez militaba por aquel entonces en Segunda División. 
¿Imaginaste algún día que serías uno de los futbolistas que defendería esa camiseta?

La verdad es que salí de mi época de juvenil del Xerez y me fui al "Sanbe". Jamás se me pasaría por la cabeza que acabaría en el primer equipo del Xerez. Estuviera donde estuviera era un orgullo jugar en el primer equipo de mi ciudad.

-Tras tres años en el "Sanbe" llegas al Xerez de la mano de Juan Pedro Ramos y Jesús Mendoza en un momento de extrema dificultad. El club recién descendido de Tercera División y sostenido como puede por pinzas.
¿Qué te llevó a tomar esa decisión?

No tenía mucho que pensar. Desde chico y cuando estaba en las categorías inferiores del Xerez, uno sueña con jugar en el primer equipo, independientemente de la categoría y la situación. 
Desde el primer momento que me llamaron no me lo pensé.

-Primera temporada muy difícil, pero con victorias importantes como la de El Rosal ante el Balón de Cádiz y la que selló la permanencia ante el Mazagón en Arcos. Participas en 16 partidos y anotas 7 tantos. 
Con todas las zancadillas que recibisteis esa temporada, ¿podríamos decir que aquella permanencia obtuvo un valor extra?

La verdad es que teníamos bastantes dificultades, en todos los sentidos.
Éramos chavales que no cobrábamos ni un duro, es más, nos costaba dinero.
Entrenábamos en medio campo a las once de la noche, sin apenas balones y un largo etcétera. Si no llega a ser por esa gran familia que montamos...
Para nosotros esa permanencia fue un gran logro y si lo miras ahora si no llega a ser por ella el equipo no estaría donde está. Sinceramente me siento muy orgulloso de haber formado parte de esa plantilla.

-Esa temporada jugáis en Chapín ante el filial del Atlético Sanluqueño, lo que significaba la vuelta del equipo a su estadio desde el día que abandonara la categoría profesional. Hubo una gran acogida por parte de la afición para ese partido, que acudió masivamente al choque.
¿Qué sentiste al poder participar en ese partido?

Ese partido fue especial para todos. Se notaba en la semana de entrenamiento previa entre los compañeros. 
Poder jugar en Chapín con la camiseta del Xerez Club Deportivo fue algo emocionante. Una pena el resultado, pero solo ver las caras de felicidad de esas personas nos llenó de satisfacción.

-La siguiente temporada es la del ascenso a División de Honor ante el CD Rota en La Canaleja. Ahí tu figura adquiere mayor importancia en la plantilla, tanto que acabas como "pichichi" del equipo con 10 goles, uno más que Juanma Marchante.
¿Crees que fue uno de tus mejores años?

La verdad que sí. Fue un año bastante completo en lo individual y colectivo. Fue otra temporada bastante especial.




-Nos centramos ya en la pasada temporada, la tercera y última para ti en el club.
Tras la dimisión de Carlos Fontana y las derrotas cosechadas en los tres primeros encuentros, con el Xerez en lo más bajo de la clasificación, ¿pensabais que ibais a ser capaces de terminar en los puestos de ascenso?

Era algo inimaginable. Las sensaciones no eran malas porque el equipo jugaba bien y tenía ocasiones. En el momento que la pelotita entró cambió toda la dinámica, y al final mira...
¡Quién iba a pensar en ese momento que ascenderiamos a Tercera!

-Por temas laborales y demás estuviste algo más apartado del equipo. Intervienes en 15 partidos, dos de ellos como titular y ayudas al equipo con tres goles. Recalcamos el de la agónica remontada ante la AD San José. 
Cuando parecía que los tres puntos del partido y buena parte de las opciones de ascenso se escapaban, apareces tú siendo decisivo.
¿Uno de tus goles más importantes?

Sin duda, el más importante. Era un año agridulce, por motivos laborales no podía competir al nivel deseado. Hubo días en los que no quería jugar más, bajo de ánimo.
Tengo que recalcar que ahí estuvieron mis amigos y capitanes Isra y Barragán. Insistieron en que no me podía ir, que yo estaba aquí por algo. Y tanto que lo estaba...Yo estaba para ese partido, para marcar ese gol y poder aportar mi granito de arena que hacía falta para lograr el gran ascenso. Fue un momento inolvidable.





-Por último, llegó el partido de Lora. Los locales, ya descendidos, sorprendieron a todo el mundo y jugaron con una motivación asombrosa.
Con el partido en contra, entras al terreno de juego en el minuto 73, de nuevo como revulsivo, y a los cinco minutos llega el gol que valía el ascenso, obra de Juanito Benítez.
¿Cuáles fueron tus sensaciones ese día?

La noche de antes no podía ni dormir. Tenía muchos nervios y ganas de disfrutar de un ascenso con el equipo de tu ciudad. ¿Quién nos iba a decir que nos iba a costar tanto?
El Lora se dejó el alma sin jugarse absolutamente nada, pero son cosas del fútbol.
En el momento del gol de Juanito solo quería llorar de felicidad. Fue el mejor momento de mi vida en lo futbolístico. ¡Qué felicidad!




-¿Cuál es el partido más importante para ti de todos los que llevas en tu carrera?

Sin duda alguna, los dos partidos del ascenso. El del Rota y el del Lora. Este último por la importancia y por donde ascendimos lo llevo más en el corazón.

-Ahora comienzas una nueva etapa en el Industrial, donde te reencuentras con Juan Pedro Ramos. Muchos son los que coinciden en que la Primera Andaluza se te queda pequeña y que tu salida ha sido de las más dolorosas para la afición por el cariño que te tienen.
¿Cómo encaras este nuevo proyecto?

Muy ilusionado. Juan Pedro fue el que me trajo al Xerez y desde el primer momento que hablé con él no tuve que escuchar más nada. Hay un buen grupo en el que todos nos conocemos y tenemos buen equipo. Ganas de competir y luchar por un ascenso más.

-Para terminar, el otro día tuvo lugar la disputa de la XVI edición del Trofeo de la Copa y la Venencia , que organiza todos los años el Jerez Industrial, y mediante el cual tuviste que enfrentarte al Xerez Club Deportivo.
¿Te encontraste incómodo o en el césped dejas de lado los sentimientos?

Es imposible no emocionarse al jugar con un equipo que llevas tan dentro de tu corazón. Miraba al banquillo y veía a mis amigos y ex-compañeros. Fue una sensación bastante rara. Todo xerecista sabe que siempre estaré ahí. Iré a todos los partidos que pueda y ojalá consigan el objetivo de ascender. Aquí estará un xerecista más de corazón.


Queremos agradecer a Albertito habernos concedido la entrevista y la sinceridad mostrada en todas sus respuestas. Es uno de los jugadores que ya está en la historia del club por haberlo defendido cuando más falta le hacía.
Gracias a todo el que nos haya leído. Si te ha gustado, ¡compártela!

Realizada por Carlos López.

Comentarios