La Pizarra: Capítulo 7


Los sistemas de juego

Esta semana nuestra pizarra hablará de algo muy común cuando vemos el fútbol, "los sistemas."

Frecuentemente cuando conversamos de fútbol y buscamos explicar un determinado resultado, parte de la evaluación que se realiza, pasa por analizar los sistemas de juego de ambos equipos. Virtudes y defectos, aciertos o errores en el sistema de juego implementado por el entrenador de fútbol, son parte de la conversación que habitualmente escuchamos y que son más accesible a las distinciones que tiene el espectador y público en general.

Debido a que el espacio de juego es muy grande, tanto para el jugador como para el equipo, el entrenador de fútbol ajustado a su modelo de juego, determina la ubicación equitativa de los jugadores a lo largo y ancho del terreno de juego según su perspectiva, objetivos y características de sus jugadores, buscando con ello la distribución de los futbolistas en el terreno de juego de forma coherente y eficiente. 

Por ejemplo si nuestros defensores no son lo suficientemente rápidos o buenos en acciones "uno contra uno" y nuestros mediocampistas no vuelven oportunamente como parte de la organización defensiva, será muy arriesgado jugar con una línea defensiva de tres jugadores. Debido a las situaciones de juego planteadas en el ejemplo  será conveniente formar una línea defensiva de 4 jugadores, ya que otorgara mayor seguridad defensiva contra rivales que juegan con 2 o 3 delanteros.

¿Qué son los sistemas de juego?

Disposición espacial que ocupa un equipo en el campo de juego (cantidad de jugadores que serán utilizados por líneas o en cada bloque), como base eficaz para la evolución de los distintos movimientos a realizar en los cuatro momentos del fútbol, tanto para explotar las virtudes del propio equipo, como para contrarrestar las del adversario.

Es importante considerar que cada sistema de juego presenta ventajas e inconvenientes en su operacionalización en el campo de juego. Los sistemas no son ofensivos ni defensivos por sí mismos, más bien tienen que ver con la intención con que se juegen, siendo “buenos” o “malos” según la puesta en práctica y funcionamiento colectivo como individual por parte de los jugadores, influenciados directamente por el modelo de juego adoptado por su Entrenador de Fútbol y Cuerpo Técnico.

Existen cuatro características en los sistemas.

Sencillo: Para que los jugadores lo entiendan y ejecuten de acuerdo a sus cualidades individuales y en conjunto.

Equilibrado: Pensando siempre en las tareas y funciones a desarrollar en los 4 momentos del juego y como parte de la organización defensiva y ofensiva.

Compacto: Líneas o bloques articulados por distancias cortas.

De Conjunto: Deben primar el potencial del conjunto por sobre la individualidad.

Para finalizar un sistema de juego no es nada sin un desarrollo y la determinación de cada una de las funciones coordinadas por parte de los jugadores, en los 4 momentos del juego. 

El desarrollo del sistema de juego se espera apreciar, a través de la articulación de comportamientos tácticos que le llamaremos principios de juego, aplicados en distintas escalas (grupal, sectorial, intersectorial e individual) durante un partido.
Por Vicente Sánchez



Comentarios