La Pizarra: Capítulo 3


"El acierto y la concentración"

Todos los que seguimos este mundo del balompié en más de una ocasión hemos oído esa frase que dice...."en los momentos claves del partido".
Se suele decir en el vestuario y, sobre todo, oír instantes antes de la salida de los jugadores al terreno de juego esos gritos de; ¡¡Vamos!!, ¡¡Salimos metidos!!, ¡¡Concentración!!, etc.. Pues bien, en el último encuentro del Xerez CD ante el Betis Deportivo, se volvieron a cumplir todas esas premisas.

Desde el inicio del partido los locales fueron fieles a esos gritos e incluso, llegaron a perdonar las claras ocasiones que tuvieron en los primeros minutos del encuentro.
Posteriormente llegó el primero de esos minutos claves de un encuentro. En el 41' de partido el equipo visitante se adelantó con su primer gol. Primero de esos goles llamados "psicológicos". De ahí al vestuario y 0-1 en el marcador.

Se corrigen los aspectos naturales en el vestuario por ambos equipos y de nuevo se oyen esos gritos como al principio. Comienza la segunda mitad y la primera acción importante en el 2', penalti y gol a favor de los visitantes. De nuevo otro minuto "psicológico" pero este hace quizás más daño que el anterior. Minuto 47 del encuentro 0-2.
Continúa el desarrollo del encuentro y ya todo son "prisas" y ante ciertos rivales esas prisas te condenan y llega el 0-3. Otro momento clave, el claro hundiendo psicológico de los jugadores locales, y a partir de esos momentos ya conocen el desarrollo del encuentro hasta el final. Pundonor de los locales y el contrario que te puede pintar la cara si cabe aún más.

El acierto de cara a gol se paga y se paga en dos sentidos, el primero si no la metes, ya sabes la frase de este mundo futbolero, "el que perdona, termina pagándolo"
El otro sentido del pago, es que tener acierto cuesta cuesta dinero, y eso consiste en tener jugadores que marquen esa diferencia. Para finalizar todos sabemos que en estos es momentos casi imposible.
Pero si hay algo que se puede mejorar y es la concentración. Queramos o no, un partido dura 90' o un poquito más, y esa es la clave también de los éxitos. 
De nada sirve jugar 10, 20, o 30' buenos, si el acierto y la concentración no la dominas y al final te llevas la derrota. 

Por Vicente Sánchez

Comentarios