Así se defiende un escudo


El Xerez Club Deportivo, plagado de bajas, obtuvo un meritorio empate ante uno de los conjuntos con máyor presupuesto de la categoría

Honra y dignidad, términos que mejor representan el encuentro realizado en el día de hoy por el Deportivo. Los azulinos afrontaban el choque inmersos en una de las semanas más complicadas de la temporada, por no decir la que más; cabe destacar que el XCD ha estado preparando el partido sin  entrenador alguno.
No obstante, tampoco se puede negar la labor de un Nene Montero que, recién llegado de Málaga, supo leer el partido a la perfección y neutralizó por completo a uno de los equipos que, en cuanto a recursos se refiere, está obligado a permanecer en los primeros puesto de la categoría, a pesar de que no estén cumpliendo los pronósticos.

Las importantes bajas y los numerosos problemas acontecidos durante los días previos a la cita hacían que ni el más optimista soñara con sacar algo positivo de la contienda, aunque como ha quedado demostrado una vez más, este equipo se crece ante las situaciones adversas y es cuando saca a relucir ese orgullo que solo puede explicar el que se enfunda esta camiseta. Y es que el Xerez Club Deportivo, además de grandeza, impone respeto. El mismo respeto que sintieron los visitantes en la segunda mitad, donde evitaron a toda costa asumir riesgos, dando así por bueno un punto que innegablemente tiene más valor para uno de los dos bandos.

Los xerecistas salieron al terreno de juego más enchufados que sus rivales. Tanto es así que Juanma Aguilar estuvo a punto de dar la sorpresa a los 10 segundos con un disparo desde el círculo central que detuvo sobre la línea Flere. Lo intentaría poco después Sergio Narváez con un chut desviado, pero la más clara la tuvo Amin en una triple ocasión que desbarató la zaga visitante.

Tendría que pasar más de media hora para que el equipo de Pepe Masegosa merodeara el área de Fran, pese a que Bello no estuviera acertado en la definición. La última acción peligrosa del primer periodo la protagonizaría nuevamente Amin con un golpeo desde 35 metros que a punto estuvo de sorprender a Flere. El tinerfeño, que lucía el dorsal 9 en la tarde de hoy, acusó la ausencia de Pedro Carrión y a pesar de su insaciable esfuerzo no obtuvo recompensa alguna.

Casares y Colorado gozaron en la segunda mitad de las oportunidades que no dispusieron en el primer acto, aunque se encontraron con la buena respuesta del cancerbero azulino. Fue en este tramo inicial cuando mejores minutos disputaron los efecistas, un ímpetu que se vio contrarrestado por la garra y pundonor que mostraron los de Nene Montero, que evitaron que la balanza se desequilibrase.
Cada falta era motivo de alegría en la parroquia local, ya que cuentan con todo un especialista en este tipo de acciones: Sergio Narváez. El catedrático, que trata el cuero con guante de seda, realizó un espléndido centro que a punto estuvo de aprovechar Isra, en la que fue la acción más peligrosa de los locales en la segunda parte.

Había miedo a perder, más por el club del accionariado popular, que se sintió intimidado en los últimos compases y empezó a pisar el freno de mano. En compensación, el Xerez dispuso de sus últimas llegadas en una jugada en la que Amin no llegó a rematar por muy poco y otra en la que Naranjo la mandó a las nubes en el uno contra uno.

Al final, reparto de puntos que parecía contentar a ambas plantillas, pero lo cierto es que tiene un valor añadido para la xerecista dada la atípica situación en la que se han visto obligados a preparar el derbi.
Por Carlos López




Comentarios